EMPRESA FAMILIAR: CUMPLIENDO LA TAREA

Escrito por: Martin Salas

Publicado en Semana Económica el 17/06/2018

El objetivo de implementar un gobierno corporativo y un modelo de cumplimiento es generar los mecanismos de autorregulación que ayude a la empresa a prevenir los excesos de la centralización de poder y generar la disciplina del ‘check and balance’ uno de los conceptos básicos de la gestión moderna. ¿Cómo es compatible el concepto de auto regulación y por ende, delegación y distribución de la toma de decisiones en una empresa familiar, sobre todo, en una de primera generación en donde el fundador es todopoderoso?

En el caso de cumplimiento, la clave es ir más allá del requerimiento legal (DL 1352). Incorporar o formalizar cumplimiento en la cultura de la organización, permite a una empresa familiar robustecer los  valores familiares, lo que la diferencia favorablemente de las empresas transnacionales que suelen tener mejores herramientas de gestión comercial y financiera. Los valores puestos en práctica otorgan una ventaja competitiva hacia sus consumidores, proveedores y otros ‘stakeholders’. Casos emblemáticos: SC Johnson en EEUU, Carvajal en Colombia o,  en la época de Inca Kola, Lindley en Perú.

La creación de un comité de cumplimiento adscrito al directorio al que se eleve los casos de conflicto de interés y éticos  (además de los de prevención de delitos) provee una referencia de compromiso a nivel organizacional. La composición del comité debería incluir a familiares e independientes. El fundador y los miembros de la familia deben estar convencidos del valor que genera, sin ese ‘buy in’ el proceso será sólo de cumplimiento legal, es decir toca hacerlo,  pero así no se marca la diferencia. Por otro lado, en el Perú la proporción de directores independientes es de 35%, menor al promedio regional y global (SE 1592). En las empresas familiares suele ser incluso menor. Allí existe una oportunidad de mejora.

Uno de los casos en donde la implementación de gobierno corporativo y ‘compliance’ ha tenido mejores resultados es el Grupo Breca. La empresa aprovechó la oportunidad de transición entre la segunda y la tercera generación e inicio la transformación del gobierno corporativo del conglomerado. El auspicio de la segunda generación fue clave y el alineamiento de la tercera crítico para llevar a cabo un proceso de transformación no sólo de imagen sino cultural, que promoviera los valores como el vínculo entre los diferentes negocios, y que facilitó implementar –y sobretodo, practicar- un modelo de gobierno corporativo, cumplimiento y de gestión que abarcase cada empresa de manera individual y al grupo como un todo, fundidos en los valores básicos de la familia.

Finalmente, la implementación completa del gobierno corporativo y cumplimiento  no actúa como una bala de plata en una organización. Sin embargo, implementar este modelo integral en una empresa familiar, crea valor intangible a la empresa, eleva sus probabilidades de sostenibilidad, y por lo tanto extiende el horizonte de vida de la misma y la participación de las siguientes generaciones en su gestión y éxito.

Sobre el autor
Martin Salas Chronsult

Martín es fundador y director ejecutivo de Chronsult. Experto en efectividad organizacional con más de 20 años de experiencia..

Ver más
     

Últimas publicaciones

Multilatinas vs Globales: la guerra por talento en Latinoamérica            Ver artículo
EMPRESA FAMILIAR: CUMPLIENDO LA TAREA            Ver artículo
Las empresas familiares y el efecto Casandra            Ver artículo